ARGENTINA
CAPITAL FEDERAL
H OY-ES
Otros Blogs -
Mis Papers -
Mis Notas -
Mas Vínculos -

miércoles, abril 09, 2014

Significancia Epistemológica de la Economía

Mucho se podrá decir y escribir sobre la fuente última de conocimiento económico. La economía, aquella ciencia que estudia el fenómeno de la escasez en el accionar humano, dispone de una fuente pura a priori de conocimiento que se llama “Axioma de la Acción Humana”, o AHA por sus siglas del inglés “Axiom of Human Action”. Ninguna ciencia natural goza de tal privilegio. La ciencia de la acción humana puede recurrir a un enunciado puro y fundamental para de ahí derivar sus enunciados relevantes. Quiero compartir en esta nota una prueba de cinco enunciados que son, a mi entender, los más importantes a la hora de establecer el estatus epistemológico de esta ciencia social. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

lunes, marzo 17, 2014

Bitcoin: Un Registro Perfecto de Propiedad

Imagine una situación en la cual cada porción existente -en cada momento de tiempo- de un determinado bien, es perfectamente identificable con su verdadero dueño. Imagine que esa identidad entre el bien y su dueño es tal que no existe forma práctica de vulnerarla, de modo que el registro de la propiedad del bien queda absolutamente determinado. Bajo estas condiciones, el registro de propiedad es perfecto. Esta situación es posible hoy en día. El protocolo Bitcoin, permite identificar perfectamente a cada Bitcoin (cada fragmento de este bien) con su verdadero dueño (una Wallet, o Billetera, o Cuenta Pública Bitcoin). Una mezcla de criptografía con ordenadores cooperando en red p2p, hace posible tal acontecimiento. No es posible que un fragmento de tal bien se registre simultaneamente en dos cuentas Bitcoin -o sea, no es posible la duplicidad de la propiedad del bien. Tampoco es posible que un mismo fragmento del bien sea reasignado simultaneamente desde una misma cuenta hacia dos cuentas distintas -o sea, no es posible realizar doble pago con este bien. Quiero explicar aquí, el modo en que tal fabuloso sistema de registro puede generalizarse desde Bitcoin hacia “todo” el accionar económico. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

martes, marzo 11, 2014

Boom and Bust; Auge y Crisis

Speaking about global economy, which is my specialty, I commented a while ago that the most of governments of the world distort interest rate by issuing arbitrary paper currency, and thus cause and accentuate the boom and bust cycles. At some point someone asked me: what is the interest rate?. I said, "is a quantitative measure of the value of time preferences of individuals." This person asked me again: well thanks ... and in plain language?. I said him: "in plain language that means that interest rate is a quantitative measure of individuals propensity for present consumption over future consumption. People prefer to consume in the present to do so in the future so that implicitly it is more valuable to consume something today to do tomorrow. In other words: we, humans, are naturally anxious about consumerism and, if possible, we consume everything today. A quantitative measure of this surplus assessment of present consumption over future consumption is the interest rate."

Then I added: “...if a majority of people in a given society have high propensities to consume then the interest rate is higher compared to a less consumerist society...” To top it off, I continued: "... and if people in this anxious society are fed with wallpaper -painted slips- that government gods print for people consume more and more, these people believe the story of the bonanza that consuming today is not so expensive. Thus the interest rate becomes smaller, and so begins a short-lived boom. With lower interest rate abound all bad projects that become artificially profitable. But as any economy is dominated by scarcity over of abundance, these bad business go on to compete for essential resources both used and demanded in good businesses, which become unprofitable. This competitive distortion corrodes economic activity to the point that when the economy is plagued by bad business and the consumerist uproar is at the top, the bubble explodes through a crisis. Such crises can be perpetuate if rulers insist pumping successive wallpaper doses until the entire society is caught in the trap of wallpaper: inflation, poverty, malnutrition, social violence, insecurity, decay, and serfdom..."

Hablando sobre economía mundial, lo cual es mi especialidad, hace bastante tiempo comentaba que los gobiernos de casi todo el mundo distorsionan la tasa de interés mediante la emisión arbitraria de papel moneda, y de este modo provocan y acentúan los ciclos de auges y crisis económicas. En algún momento alguien me preguntó: ¿qué es la tasa de interés?. Yo le respondí: "es una medida cuantitativa de la valoración de las preferencias temporales de las personas". Esta persona me retrucó: bien gracias..., ¿y en español?. Le dije: “en español crudo eso quiere decir que la tasa de interés es una medida cuantitativa de la propensión, que tienen los individuos, del consumo presente por encima del consumo futuro. Las personas prefieren consumir en el presente a hacerlo en el futuro, por lo que implícitamente valoran más consumir algo hoy a hacerlo mañana. O sea, los humanos somos naturalmente unos consumistas ansiosos y si podemos, consumimos todo hoy. Una medida cuantitativa de ese excedente de valoración del consumo presente respecto del consumo futuro es la tasa de interés."

Seguidamente agregué: "...si en la sociedad una mayoría de personas tienen elevadas propensiones al consumo, luego la tasa de interés es más alta respecto a una sociedad menos consumista..." Para rematar la faena, proseguí: "...y si en esa sociedad con gente ansiosa, los dioses del gobierno imprimen papelitos pintados para que las personas consuman más y más, estas personas se creen el cuento de la bonanza que consumir hoy no es tan costoso, con lo cual la tasa de interés se vuelve más pequeña; así surge un efímero auge. Con ese interés más bajo pululan los malos negocios que se vuelven artificialmente rentables. Pero como en toda economía predomina la escasez por sobre la abundancia, estos malos negocios pasan a competir por recursos usados y requeridos en buenos negocios, los cuales se vuelven no rentables. Esta distorsión competitiva corroe la actividad económica a tal punto que cuando la economía está plagada de malos negocios, la burbuja explota mediante una crisis. Esa crisis se puede perpetuar si los gobernantes insisten bombeando sucesivas dosis de papelitos pintados hasta que toda la sociedad queda atrapada en la trampa del papel pintado: inflación, pobreza, desnutrición, violencia social, inseguridad, decadencia, y servidumbre..."
Read All... Leer Todo...

domingo, marzo 09, 2014

Condenados por el Mainstream Económico

El mainstream keynesiano -visión predominante en economía- genera y disemina una situación económica calamitosa alrededor del mundo. Por ejemplo, gobernantes de países como Venezuela y Argentina, recurrieron a las recetas económicas keynesianas para impulsar y sostener su comunismo local -o socialismo totalitario- denominado “socialismo del siglo XXI. De modo más moderado, los gobernantes de países desarrollados, especialmente Estados Unidos de América (USA) y los integrantes de la Unión Europea (EU), igualmente aplican políticas e intervenciones sugeridas por el keynesianismo. El culto keynesiano, esparcido por el globo, ofrece la base conceptual a la que acuden los gobernantes al momento de proveer fluido financiero para saciar la sed de su monstruoso aparato de sometimiento humano. Los prestamistas de última instancia, a disposición de los gobernantes, son los bancos centrales y el sistema bancario. Los que finalmente terminan financiando todo el festín de sometimiento son los mismo sometidos: la gran mayoría de los habitantes. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

viernes, enero 10, 2014

Toda Interferencia al Libre Mercado, es Destructiva

El orden espontáneo que se manifiesta cuando las personas interactúan libremente es la más beneficiosa cualidad de la acción humana. Siempre que tales acciones sean interferidas se obtendrán resultados, y consecuencias, que entorpecen la pacífica convivencia y deterioran la riqueza y prosperidad de esos hombres que conviven en sociedad. Si esto vale para el accionar humano en general, pues entonces vale para el mercado en particular. ¿Por qué?. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

viernes, enero 03, 2014

Sobre el Valor del Bitcoin

El común de las personas, y varios economistas, se preguntan sobre la naturaleza económica del Bitcoin. Muchos dudan sobre si esta cosa es o no un bien económico -si es que tiene sentido adquirirlo- y, de ser así, si se puede emplear para adquirir otros bienes del mismo modo en que se utiliza una moneda cualquiera. Lo que se sabe hasta hoy es que el Bitcoin fue pensado y desarrollado para comportarse como una moneda. Sus escurridizos creadores así lo expresan en un documento original. Sea cual fuere el origen y el destino de Bitcoin -y todo aquello que se le asemeja- quiero escribir aquí sobre su valor y, si lo tuviera, de dónde es que proviene. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

lunes, diciembre 02, 2013

Estructura Lógica de la Mente Humana

Immanuel Kant comienza su magnífica obra sobre la razón, “The Critique of Pure Reason”, planteando la diferencia entre el origen -temporal- del conocimiento y la fuente -última- que lo elabora en la mente humana. Kant sostiene, en el primer y segundo párrafo de su libro, que si bien no hay dudas sobre el origen temporal ya que la experiencia -el objeto estimulando al sistema sensorial quien recibe, administra, y transmite un resultado a la mente- precede a todo conocimiento obtenido, eso nada dice sobre la fuente que elabora -manufactura- ese conocimiento que finalmente se registra en la mente humana. Para Kant, esa fuente puede ser tanto empírica como a priori. Es decir, los conocimientos pueden derivarse estrictamente de la experiencia, o pueden ser absolutamente independientes de ella. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

miércoles, noviembre 20, 2013

Historia, Ciencias Naturales, Matemáticas, y Praxeología

Si una pizca de conocimiento -un enunciado- ha de ser considerado verdadero en una ciencia, púes éste deberá ser lógicamente consistente; esto es, un enunciado científicamente verdadero es "siempre" no contradictorio(1). Si un enunciado contradice lógicamente algo que se sabe verdadero, pues entonces el enunciado es falso. Esto vale para toda disciplina que pretenda llamarse “científica”. Un enunciado científico, o no tiene causa precedente, o cumple “estrictamente” con el principio de causalidad(2). Tal postulado, que podría llamarse de suficiencia científica, permite garantizar la no inconsistencia lógica en una ciencia. Quiero examinar en esta oportunidad el modo en que el postulado de suficiencia opera al determinar el carácter de la economía como ciencia.

A la luz del postulado de suficiencia, uno sabe que cualquier método -o instrumento- que vaya a emplearse en la obtención de conocimiento científico estará obligado a generar enunciados que satisfacen la condición de suficiencia. Esto vale en particular para un método de la ciencia de la acción humana y, dentro de esta, para la economía. Si un método empleado en una ciencia no cumple con esta exigencia, pues entonces su aplicación "no" podrá garantizar la deducción de enunciados lógicamente verdaderos.

Dado esto, la pregunta que puede formularse es ¿por qué la historia, el experimento controlado, o las matemáticas, resultan ser métodos insuficientes, completamente inapropiados, para obtener conocimiento económico?. ¿Por qué resulta imposible elaborar teoría económica a partir de sus observaciones?. La respuesta es trivial: ninguno de estos métodos cumple la condición de suficiencia. Veamos esta violación caso por caso.

Toda experiencia es una colección de eventos pasados. Nada suficiente podrá decir la experiencia sobre la necesaria colección de eventos futuros salvo que o tales sucesos sean efectivamente reducibles a una singularidad causal, o se vuelvan completamente independientes del tiempo. La acción humana, por ejemplo, es un fenómeno sumamente complejo; en cada una de sus manifestaciones concurre una infinidad de causas interactuantes que hace imposible aislar los elementos individuales de variación del fenómeno hasta reducirlos a una singularidad; además, los resultados de la acción humana ocurren, siempre, a lo largo del tiempo en tal forma que cualquier proceso causal opera sólo con el transcurso del mismo. No hay nada en las manifestaciones pasadas de este fenómeno que permita concluir que los hechos pasados constituyen, en sí, causa suficiente de la cual se derivan necesariamente los hechos futuros. Es decir, en una teoría de la acción humana, el pasado no constituye garantía de suficiencia, por lo que usarlo como tal puede resultar en contradicciones lógicas. Por esto, el pasado no es fuente cognitiva para la ciencia de la acción humana en general, ni para la economía en particular.

Lo dicho en el párrafo anterior deja al método histórico sin posibilidades en el terreno científico. La historia, tal como lo menciona von Mises, es una colección y arreglo sistemático de datos de la experiencia de la acción humana. O sea, la historia es una representación de la "experiencia" de un fenómeno complejo y como tal -esta experiencia- no reúne las condiciones suficientes para derivar o probar enunciados no contradictorios. Nada más que decir de la historia sólo recomendar la cuidadosa lectura de las páginas 347, 348, y 349 -Human Action, de von Mises-.

¿Es aplicable el método de las Ciencias Naturales?. Aún suponiendo que la inducción -extensión arbitraria de verdad- es un procedimiento válido para obtener conocimientos, no es posible en el terreno de la acción human reproducir las condiciones experimentales requeridas por el método empirista. Este método utiliza la experiencia proveniente de experimentos controlados -en tal grado- que los eventos resultantes son como manifestaciones de elementos singulares, de variación, e independientes del tiempo. No es posible aislar y estudiar de este modo un único elemento de cambio en el fenómeno de acción humana. Luego, si el método de las ciencias naturales ha de aplicarse a la acción humana éste deberá emplear la experiencia de la acción human, esto es, la historia de la acción human; la cual es compleja e irreductible. De lo cual la completa inutilidad, de este método, queda garantizada.

¿Es aplicable el método matemático?. ¿Son los enunciados matemáticos última fuente cognitiva para la ciencia de la acción humana?. El atajo lógico que aquí encuentro para verificar la condición de suficiencia es primero establecer que "las matemáticas no son fuente cognitiva para la acción humana" para luego probar la verdad lógica de este enunciado. Para probar este enunciado suponga lo contrario; o sea, suponga que existe al menos un enunciado estrictamente matemático que cumple con la condición de suficiencia. Este enunciado, al ser estrictamente matemático, no se deriva ni de la historia ni de ninguna fuente experimental. Es el producto de la pura lógica matemática. Pero si algo estrictamente matemático ha de ser fuente cognitiva de la acción humana, pues esto presupone que nada, ni siquiera su reconocimiento, se interpone entre él y sus necesarias conclusiones sobre acción humana. Su reconocimiento implicaría que la mente, a través de la razón, ha actuado para identificar tal implicancia; la acción humana identificatoria del enunciado, y su vínculo con la conducta humana, precedería a la deducción cognitiva pues de otro modo no se podría reconocer esto; es así como el enunciado matemático quedaría precedido por la acción humana(3). Lo único que queda es que si tal enunciado existe pues entonces debe pasar desapercibido para la mente y la razón; es decir, nunca nos enteraríamos de sus implicaciones en el terreno de la ciencia acción human con lo cual sería un enunciado estéril, completamente incapaz de proporcionar conocimiento relevante para esta disciplina. Se concluye así que ningún enunciado estrictamente matemático es última fuente cognitiva para la ciencia de la acción humana.

Lo que queda entonces como único método válido de la ciencia de la acción humana es la pura lógica en sí. Es decir, los enunciados de esta ciencia son implicaciones estrictamente lógicas en las cuales la condición de suficiencia no está ni empírica ni matemáticamente determinada. La pregunta subsiguiente aquí es: ¿implicaciones estrictamente lógicas de quién?. ¿cuál es la fuente, la condición de suficiencia, de esos enunciados que necesariamente se deducen de ella?. Si tal fuente cognitiva de la acción humana existe ella debe ser axiomática ya que el origen de los conocimientos de esta disciplina no es ni histórico, ni empírico, ni matemático. Ese complejo axiomático debe ser una verdad lo suficientemente amplia para alcanzar a todo el espectro cognitivo de la acción humana. La única posibilidad para que una tal verdad revele todo este espectro cognitivo es púes que ella sea a priori y expresa portadora de las últimas causas que determinan el fenómeno de la acción humana. Esta excepcional condición de suficiencia es reunida por un único axioma, una expresión de las causas finales, que se denomina el axioma de la acción humana, y que fue postulado por Ludwig von Mises. Este axioma sostiene: Los Hombres Actúan. Todo el conocimiento de la ciencia de la acción humana se deriva como implicaciones lógicas de este axioma, y el complejo de tales implicaciones es lo que el mismo von Mises bautizó con el nombre de "praxeología".

La praxeología es el método por excelencia de la ciencia de la acción humana. Es un método lógico y completamente a priori. Dado que el punto de partida de la praxeología es la causa última del fenómeno -la causa última de la acción humana, la fuerza fundamental que mueve a los hombres- pues entonces tal conocimiento debe alcanzar para obtener todos los resultados teóricos de tal fenómeno. Los enunciados de la praxeología son implicaciones verdaderas derivadas de una última verdad. Esto le otorga a la praxeología una posición de privilegio respecto a otras disciplinas naturales como la biología o la física. En éstas ciencias se desconocen las causas últimas del fenómeno por lo que ellas se vuelven propensas al cultivo del empirismo, y métodos arbitrarios, dado que no hay una última condición de suficiencia que lo determina. Por esto, tales ciencias no quedan totalmente liberadas de la propagación del error debido a la aceptación de enunciados falsos que jamás serán verificados en última instancia.

El axioma de acción humana es, como von Mises lo indica, una verdad a priori categórica. Es una verdad porque cualquier intento de falsificarla conduce a una contradicción; que el hombre actúa quiere decir que tiene comportamiento intencional; actuar quiere decir eso: comportarse intencionalmente; no actuar también es un comportamiento intencional, es una forma de acción, pues implica optar por un estado de cosas invariable. Es a priori porque, tal como se demostró anteriormente, al ser un enunciado válido sobre la acción humana es completamente independiente de toda experiencia. Y es categórica, porque no tiene enunciado lógico que la preceda. Por el principio de suficiencia, toda implicación lógica derivada de esta categoría es, necesariamente, verdadera; por lo que todo enunciado de la praxeología posee como última -por regresión- condición de suficiencia lo establecido por tal categoría.

La condición de suficiencia es el postulado por excelencia que rige a toda ciencia. Su vigencia no sólo constituye garantía de verdad para sus enunciados sino que, fundamentalmente, permite juzgar si es que el método utilizado para generarlos es el apropiado. Se concluye que es tal, pues, el carácter de la economía: la de ser una ciencia a priori cuyos enunciados tienen como condición de suficiencia lo expresado por el axioma de acción humana. El carácter de la economía es estrictamente praxeológico.

Referencias

(1) Una disciplina que admite contradicciones podrá quedar, entre algunas verdades, plagada de falsedades.

(2) Este principio establece: "nada ocurre sin causa suficiente que lo determine."

(3) Algún hombre, empleando la razón, habría concebido esa condición de suficiencia de la implicancia matemática de modo que tal reconocimiento alcanzaría para obtenerla. Es así como el accionar de su mente, con sus nociones precedentes, intercede a la hora de obtener ese conocimiento sobre el accionar humano, con lo cual el enunciado matemático no puede ser la condición suficiente de última instancia. Esto hace pensar que habrá algo más profundo, más fundamental, que impulsa a ese hombre a utilizar su mente, y la razón, esperando obtener algunos resultados con este accionar
Read All... Leer Todo...

jueves, octubre 03, 2013

El Significado Puro de la Propiedad del Individuo

En un artículo publicado anteriormente en este sitio expuse la noción, forjada por Bastiat, acerca de la equivalencia entre la existencia, la libertad, y la propiedad de un individuo como determinantes fundamentales de su vida humana. Estas tres concepciones, dice Bastiat, son nociones acerca de la vida de un hombre que resultan últimamente equivalentes entre sí. Si se promueve cualquiera de ellas entonces se promueve la vida, pero si alguna se deteriora entonces se deteriora la vida. Esta equivalencia actúa en la práctica como un sofisticado instrumento que disponen las personas para juzgar la bondad de sus acciones. Cualquier acción que agrede o la propiedad o la libertad o la existencia de alguien pues entonces agrede la vida de ese ser humano. En general me interesa estudiar si este enunciado alcanza el suficiente grado de pureza característico del estatus moral. En particular, aprovechando esta equivalencia, quiero revisar en esta oportunidad si es que existe ese carácter más puro de todo aquello que posee un individuo y que llamamos su propiedad. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

miércoles, septiembre 11, 2013

La Odisea del Emprendedor Capitalista

Toda riqueza acumulada bajo un orden económico capitalista es generada por emprendedores capitalistas. Tal como lo dice Hans Hermann Hoppe en un excelente artículo publicado el 18 de Noviembre del 2011 en el sitio mises.org, un emprendedor capitalista recurre a los ahorros -propios o prestados por terceros- para contratar trabajadores, comprar materias primas, adquirir o contratar capital productivo, y luego intentar obtener un bien con cuya venta espera generar beneficios o ganancias. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

viernes, junio 28, 2013

La Deflación: Reduce la Pobreza y Promueve la Prosperidad

Resulta sorprendente escuchar a un economista afirmando que “la deflación reduce la pobreza”. Pues bueno yo soy un economista y puedo demostrar, con pura lógica y sentido común, que esto es así. Es más, se que ni un solo economista está en condiciones de refutar la siguiente afirmación: la deflación constituye la única garantía de prosperidad verdadera. Revisemos ambas ideas. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

lunes, abril 22, 2013

¿Es un Mito el Bitcoin?

Muy rara vez estoy en desacuerdo con lo que publica el sitio mises.org. Pero en esta oportunidad lo estoy. El 17 de Abril pasado, Frank Shostak escribió una nota donde expone la ausencia de cualidades monetarias propias del Bitcoin (BTC). El autor afirma: el BTC, como moneda, es un mito. Para Shostak las pretensiones del BTC son sólo un sueño por lo que, el BTC, nunca podrá remplazar a la moneda fiduciaria. Shostak sostiene que el BTC no deriva su valor y transabilidad del trueque, como sí lo hacen el resto de las monedas; el BTC es algo virtualmente creado por una máquina, por lo que exhibe valor y transabilidad derivada de otros bienes, señala Shostak. En esta nota, sin negar la crítica de Shostak, quiero mostrar el modo en que él -siendo un Austriaco- se muerde la cola exponiendo sus argumentos para criticar al BTC. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

sábado, abril 06, 2013

Moneda Perfecta: ¿El Bitcoin?


De la misma manera que predije el ocaso del fascismo del siglo xxi propuesto por el delirante y criminal hugo chávez como estándar social aplicable a toda la región latinoamericana [cosa que ya ocurrió], del mismo modo que predije la inexorable muerte del Euro o cualquier patrón fiduciario como estándar monetario mundial [cosa que está ocurriendo], es exactamente del mismo modo en que hoy me arriesgo por una predicción de máxima social: se viene, indefectiblemente, la moneda perfecta, la moneda sin bancos. Desde hace un tiempo vengo estudiando el fenómeno Bitcoin con el objeto de descubrir si esta moneda pude aproximar rápidamente sus cualidades monetarias hacia un estándar de perfección. ¿Qué es para mi una moneda perfecta?. ¿Es el Bitcoin una moneda perfecta?. Dos interrogantes que intentaré responder en esta nota. Leer todo el artículo.
Read All... Leer Todo...

martes, marzo 12, 2013

Asesinos Silenciosos

Un asesino -o criminal- es una persona que aniquila o anula la existencia de otra persona. El daño que este acto provoca es irreparable. Cuando el asesino quita la vida de alguien, nada puede hacerse para reparar esa agresión y restituir lo sustraído. El asesinato es, por hoy, un evento irreversible. El corolario apriorístico que surge de ésto es que "...la convivencia social de los humanos exige ser intolerante con los asesinos...", de lo contrario las personas se auto-aniquilarían mediante una progresiva escalada de asesinatos masivos. Dado que cada individuo es consciente de esta consecuencia entonces se pone en alerta permanente para proteger y preservar su vida de todo accionar criminal, y la sociedad humana ha intentado desplegar arreglos institucionales para disuadir la criminalidad en general. Pero ¿qué le ocurriría al hombre social si de repente surgiera un asesino silencioso -tan perfectamente oculto- de tal forma que su accionar e identidad se vuelven indetectable para los demás?. La respuesta es que, dada la implacabilidad del asesino, esa sociedad tarde o temprano sucumbe.

Comúnmente se dice que "...no existe el crimen perfecto..." pues la institución humana puede rastrear cada crimen y detectar exitosamente al criminal. Pero esta conclusión es endeble. No hay demostración contundente de ella. Su único argumento se basa en observaciones empíricas, por lo que su prueba resulta de una extensión arbitraria de validez. Y ya lo mostró von Mises: "...una extensión arbitraria de validez jamás puede constituir lo que en rigor se entiende como una prueba definitiva...". Una prueba en rigor no puede dejar hueco alguno, no puede dejar lugar a dudas. Extender la rastreabilidad del accionar e identidad de un asesino a todos los asesinatos futuros sobre la base de asesinatos ocurridos no puede sostener una noción definitiva -no falsificable- de detectabilidad. Entonces, dado que el empirismo en general no permite constituir pruebas concluyentes, no es posible falsificar empíricamente "...el crimen perfecto...". No hay garantías para su no ocurrencia futura. El crimen perfecto no puede negarse empíricamente.

Es más, el crimen perfecto es de lo más frecuente que sucede en una sociedad. ¿Cuál es ese crimen?. Un asesino sutil no tiene incentivos para aniquilar la existencia, per se, de un individuo al cometer su crimen. Le basta aniquilar las cualidades -aptitudes- que determinan la existencia para así ver cumplido su objetivo. Eso es lo que un criminal silencioso hace. Esta clase de criminal es mucho más ambicioso que uno común. No sólo aniquila las cualidades que él minuciosamente elije, sino que fomenta el cultivo de aquellas que le sirven al propósito aún mayor que es esclavizar a su víctima y quedarse con todos sus logros. O sea, además de asesinar, esclaviza, y roba. Su esmerada tarea le permite apropiarse por completo de la vida de las personas. Las personas muertas no le sirven, y por eso al aplicar su plan las deja vivir.

Pero ¿qué individuo u organización social tiene semejante envergadura y poderes similares a los de esta clase de criminales?. La respuesta es simple: "los gobernantes". En las sociedades contemporáneas, los gobernantes ostentan monopolios que les permiten hacer lo que les plazca. Por ejemplo tienen el monopolio de crear y administrar reglas de convivencia, el monopolio para forzar el cumplimiento de esas reglas, el monopolio para emitir moneda falsa sin respaldo alguno, y el monopolio de decisión de última instancia -árbitros o jueces de última instancia. Estos cuatro monopolios alcanza para que los gobernantes violen impunemente los derechos de cualquier otra persona. Los gobernantes nos dicen cómo tenemos que vivir y, si no acatamos esto, nos aplican los castigos por ellos elegidos; los gobernantes siempre tienen la razón porque son el árbitro en última instancia; y ellos pueden financiar todas sus acciones falsificando dinero e imponiendo costos. Cualquier organización social que dispone de semejantes poderes posee suficientes incentivos para cometer toda clase de crímenes.

Pero los gobernantes han elegido una clase de asesinatos silenciosos que parecen sacados de una macabra obra de terror. Ellos no aniquilan abruptamente la vida de las personas sino que se apoderan lentamente de ella. El método inicial que utilizan es el adoctrinamiento. El instrumento operativo es la educación pública compulsiva y coercitiva. Los gobernantes deciden, a puerta cerrada, qué aptitudes se fomentarán y cultivarán en una sociedad. Y, por consiguiente, deciden cuáles se reprimirán, combatirán, castigarán, y anularán. Ellos determinan los contenidos que serán impartidos en las aulas de escuelas, colegios, y universidades, sin importar el verdadero significado que la educación tiene en la vida futura del individuo más allá de su objetivo de adoctrinamiento. Hay aptitudes que a los gobernantes les interesan, se trabaja sobre ellas; se anulan todas las demás. El resultado, puesto, de eso es: "una sociedad de zombis -cadáveres sin intelecto- formada por individuos condenados a la esclavitud y la pobreza, quienes jamás sentirán la verdadera felicidad de la realización personal; una sociedad autodestructiva".

Estos perseverantes criminales silenciosos son sumamente efectivos; van al grano, atacando desde el principio a los más indefensos de una sociedad: los niños. Tan miserables y cobardes son estos detestables señores que destruyen la vida desde la infancia. Pero lo más repugnante de esta tragedia es que la tarea de adoctrinamiento se hace en completa complicidad con los señores padres. Los padres entregan a esas criaturas indefensas quienes serán adoctrinadas y puesta al servicio de la servidumbre humana. Debo confesar que siento mucho asco cuando observo a estos miserables criminales destruyendo vidas de inocentes; pero más asco me provoca la actitud de los padres que eligen el sometimiento y la esclavitud para sus propios hijos. Asco y mucha tristeza es lo que me invade cuando pienso en todo ese accionar que convalida el predominio de los Asesinos Silenciosos.

Si le agradó la nota, y usted lo desea, puede donar BITCOINs a la siguiente dirección 176pExheQ21wL2DvSgkfX55vkhHexAgKDu
Read All... Leer Todo...

miércoles, marzo 06, 2013

De Nuevo Online

Las amenazas han expirado. Yo estoy de nuevo online. El sentimiento de LIBERTAD siempre es Superior. Y así será por siglo de los siglos. ¿La imagen adjunta a la izquierda.? La dibujé yo mismo en un intento por registrar la creación y extinción cósmica. En el cosmos surge el orden pero también se desvanece lo que antes estuvo ordenado. Sólo queda de ese fenómeno la conciencia que el hombre tiene el privilegio de constituir. La conciencia vive con el hombre mismo y se revela como una manifestación libre de toda voluntad. De este modo el sentimiento de libertad se sobrepone como legado de la existencia misma... Read All... Leer Todo...

viernes, enero 04, 2013

Men Act

The superb heading of this note, "Men Act", is know as "human action axiom". This axiom was proposed by Ludwig von Mises, who stated it and studied its implication along of all his known book "Human Action". From this axiom it is obtained whole implication of "praxeology -the study of human actions", in general, and of "economics -the study of human scarcities", in particular. This proposition is a synthetic a priori judgment; in other word, it is a new a priori knowledge. Let me for a moment to use Kantian test of necessity and absoluteness to characterize this pure sentence.

It can be said that this axiom it isn't an empirical judgment because in other way the notion of "act" -the purposeful or intentional behavior- is learned through experience. But learning assumption supposes the existence of a given notion of "act" -someone else should exhibit this notion- in such a way that another men, ignorants of it, must learn it; which is an absurd result; any attempt to deny the "act" notion implies its existence. Then, the action axiom predicates an a priori knowledge.

Now: is the action axiom an analytic judgment?, is the notion of “act” a notion contained in another known notion?. Whither this were so then the notion of "human", which the men know, contains -cogitated through identity- the notion of "act". But the "human" notion says nothing conclusive about of human behavior. Then, the "act" is a synthetic notion.

In other words, it has been proved that the action axiom is a synthetic a priori judgment. Moreover, there is no other sentence from which it could be derived the action axiom, because it contains the idea of necessity in its very conception. Similarly it exhibits strict and absolute, and not assumed and comparative, universality; any attempt to deny it implies its existence. The action axiom is an absolutely pure knowledge. In this way it has been shown the purity of the sentence "Men Act".
Read All... Leer Todo...

miércoles, enero 02, 2013

Necessary and Absolutely Independent of all Experience

More o less about two days ago, a friend asked me a question on a "pure a priori knowledge": what the meaning of sentence -necessary and absolutely independent of all experience is? he asked me. I must admit here my crooked temptation of using the mathematical gimmick of "definition" to respond such relevant question to my friend. But I'm not a such dishonest boy as to block his mind. In mathematics, you know, I told him, a sentence is: or a definition or a theorem. Period. Sometime it is more easy to use a definition than a theorem, of something. A definition doesn't require proof, while a theorem must be always a proved judgment. But both the necessary and absolute predicated on a pure a priori knowledge are a kind of notions contained in the notion of a priori; its connections are cogitated through identity. Then, it is possible to give a simple definition but it's both more exciting and more enlightening to show a best detailed explanation.

The Prussian Philosopher Immanuel Kant, in its "The Critique of Pure Reason" page 25, gives a clear definition about of this kind of special knowledge. He says, "...By the term "knowledge a priori", therefore, we shall in the sequel understand, not such as is independent of this or that kind of experience, but such as is absolutely so of all experience. Opposed to this is empirical knowledge, or that which is possible only a posteriori, that is, through experience. Knowledge a priori is either pure or impure. Pure knowledge a priori is that with which no empirical element is mixed up. For example, the proposition, "Every change has a cause," is a proposition a priori, but impure, because change is a conception which can only be derived from experience...".

So, to Kant, all knowledge is temporally preceded by experience. Our cognitive faculty is awakened by mean of experience. The experience kicks off our intellect. But in no way all knowledge arises from experiences -by mean of intermediation of sensuous impressions. In effect, there are knowledges -some predicates- which have no connection with the experience and they are completely -absolutely- independent of it. This kind of knowledge is called "a priori" in contradistinction of "a posteriori" which is raised from experience. A priori knowledge is impure or pure while, respectively, it contain or not empirical elements. A predicated of an a priori judgment is, always, absolutely pure -without empirical elements-, while its subject would contain some empirical elements in which case it is an impure a priori judgment. On another side, the predicated of a posteriori -empirical- judgment is, always, raised from experience, it is always impure.

Immanuel Kant, warned of the importance of the pure judgments, elaborated a simple standard to discriminate a pure from and empirical judgment. In first place, Kant says, "...Now, in the first place, if we have a proposition which contains the idea of necessity in its very conception, it is a if, moreover, it is not derived from any other proposition, unless from one equally involving the idea of necessity, it is absolutely a priori...". En Second place, Kant says, "...Secondly, an empirical judgment never exhibits strict and absolute, but only assumed and comparative universality (by induction); therefore, the most we can say is so far as we have hitherto observed, there is no exception to this or that rule. If, on the other hand, a judgment carries with it strict and absolute universality, that is, admits of no possible exception, it is not derived from experience, but is valid absolutely a priori...".

These two criteria -necessary and absolute- stated by Kant to discriminate between pure or empirical, are both so useful and so simple logically ones. Why are they so important criteria?. First, both criteria yield the same result; a necessary pure judgment is an absolutely universal judgment. Second, some time one standard is more easy to use than the other; it could happen that the necessity -its whole independence of other judgments- is more evident than its absolute universality -its not exceptionality; or it could be that all exception -all attempt of falsification- arises as a self evident contradiction in a way that its not necessity is not. Finally, both criteria are simple and convincing; they characterize a pure judgment as Necessary and Absolutely Independent of all Experience.
Read All... Leer Todo...

miércoles, diciembre 26, 2012

Más Allá del Empirismo...

Recuerdo siempre con agrado que, durante mi niñez y adolescencia, nunca llevaba apuntes de clase ni libros para estudiar. Lo tenía todo en mi mente. Anotar las trivialidades que repetían los maestros y profesores me resultaba molesto; y leer lo que ellos sugerían era mucho más desagradable aún. Cada vez que asistía a clases, o cada vez que leía lo obligatorio sentía que lo sabia. Esas obligaciones eran como vivir de vuelta algo ya vivido. Un déjà vu. No necesitaba estudiar. Ese período de mi vida lo dediqué íntegramente a vivir en plena naturaleza. Lo mio era estar en el campo, el contacto con los animales y las plantas. Era tal mi devoción por lo natural que a veces andaba en medio de la oscuridad hasta altas horas de la noche, perdido por el desierto. Pero todo cambió al llegar a la universidad.

En la universidad donde estudie mi primera carrera, ingeniería, como en cualquier otra del mundo, el programa de adoctrinamiento es más cruel. Profesores y burócratas son discípulos estrictos de la doctrina. Se imparten determinados contenidos, se intenta enseñarlos, y luego se evalúa para asegurarse si es que al estudiante se le ha lavado su mente. En una carrera universitaria tan estricta en sí misma, como lo es cualquier ingeniería, el adoctrinamiento es riguroso en extremo. El sutil y efectivo instrumento intelectual que se utiliza para ponerlo en escena se llama "empirismo".

El empirismo se aplica como una clase de lenguaje para comunicarse con el oráculo de la verdad. Para la secta empirista la experiencia es la única fuente de conocimiento. Todo conocimiento se origina y proviene de la experiencia, dicen. Obviamente, por lo comentado en el primer párrafo, no podía coincidir con el dogma empirista. Yo sabia que ciertos conocimientos no requerían de la experiencia. Lo había vivido en mi infancia y adolescencia al darme cuenta de los déjà vu. Pero en esta situación el empirismo era inevitable. Estaba solo, nadie lo cuestionaba, todos estudiábamos ingeniería, Argentina vivía en cuasi-dictadura con democracia incipiente, y todo el aparato doctrinario de la universidad era implacablemente sofisticado, tal como lo es hoy en día. Una criatura sola no puede frente a semejante monstruo.

Ante esa situación agobiante, mi estrategia fue apechugar y esperar. Llegará el momento, me dije, en el cual yo decidiré qué leer, dónde buscarlo, cuándo leerlo, qué clases escuchar, y qué clases rechazar. Y, de nuevo, como en aquellos bellos pasajes de mi infancia, no me equivoque. Ese momento llegó luego de finalizada mi carrera de ingeniería. El adoctrinamiento compulsivo impuesto por ese sistema universitario terminó para mi. A partir de ahí, fui yo quien decidió qué hacer y qué estudiar; a pesar de recibir una formación adicional obligatoria en dos postgrados de economía.

La economía es una ciencia social. Para abordar y entender un fenómeno social uno está obligado a abrir la cabeza. No se puede ser tan cerrado como en una ingeniería. También, en el medio, estudié bastante de matemáticas. Estudiar economía y matemáticas fue para mi como tocar el cielo con las manos. Se confirmaban todas mis sospechas. No me quedaban dudas de que el empirismo era un espantoso dogma que se usaba para el adoctrinamiento. Ambas ciencias, la economía y las matemáticas, no requieren de la experiencia para obtener sus teoremas e implicaciones. Punto.

Por fortuna, y gracias a mi resistencia, hoy puedo estudiar y entender por mi mismo toda la complejidad de: la relatividad, la teoría cuántica, las teorías cosmológicas, los espacios vectoriales y topológicos, los espacios de Hilbert, la teoría del caos, la praxeología, las teorías jurídicas, y la economía, entre otras. Entender esto no requiere de la experiencia. Es completa y absolutamente independiente de ella. En mi caso, la semilla de tal entendimiento no la sembró la experiencia. La semilla venía conmigo y germinó en mi infancia. Eso estaba ocurriendo cuando me aburrían maestros y profesores; cuando lo que ellos me obligaban a leer ya lo sabía.

La explicación racional a mis juveniles déjà vu, que aún hoy vivo, se encuentra en los trabajos del, para mi, más grande de todos los filósofos que he leído: Inmanuel Kant. En su conmovedora obra "The Critique of Pure Reason" Kant explora minuciosamente las distintas fuentes que alimentan de conocimiento a la mente humana. Allí él se concentra y estudia una clase de conocimiento muy especial que es completa y absolutamente independiente de toda experiencia. Él llama a los enunciados de este tipo de conocimiento "juicios sintéticos a priori". Es decir, son nuevos conocimientos, nuevos juicios o enunciados, para la mente que no tienen nada que ver con toda experiencia. Estos conocimientos no requieren de experiencia para de repente surgir en la mente de una persona. La mente tiene esa maravillosa habilidad para generarlos. Eso es, simplemente, un evento fantástico, un patrimonio único del ser humano.

Kan demuestra en detalle la existencia de los juicios sintéticos a priori, con lo cual no quedan dudas de su existencia. En una nota que escribí aquí en este blog, intento probar la existencia de estos juicios usando rigurosa lógica proposicional. Además, desafortunadamente para los empiristas, las matemáticas, la geometría en especial, son una prueba viviente de que estos juicios existen. De todos los juicios sintéticos a priori que suelo encontrar, uno de los que me dejan perplejo -anonadado- es el axioma praxeológico de acción de Ludwig von Mises: "los humanos actúan", dice Mises. De este juicio sintético a priori se deriva la completitud de las implicancias de la praxeología incluida “toda” la teoría económica. Fantástico, no?.

Claro, para entender el significado de esto, uno debe entender el significado de la experiencia. ¿Qué es la experiencia?. Para una mente tan genial, como la de Kant, el conocimiento empírico es aquel conocimiento que se obtiene con la participación de la impresión sensorial. Los objetos -cosas, fenómenos, eventos- afectan nuestros sentidos, produciendo representaciones de ellos mismos, lo cual pone nuestro poder de entendimiento en actividad para comparar, conectar, o separar los objetos y así trasformar la materia prima sensorial en conocimiento de esos objetos.

Kant sostiene, que este conocimiento llamado empírico no tiene por qué derivarse exclusivamente de la impresión sensorial. Parte puede provenir como una oferta de la propia facultad cognitiva más que de la impresión sensorial. El conocimiento que no proviene, absolutamente, de la impresión sensorial Kant lo llama a priori. Y si en ese conocimiento -en su enunciado- no hay ningún elemento empírico -algo que se deriva empíricamente- el enunciado es a priori puro, sino es a priori impuro porque está contaminado con impurezas empíricas. Además el conocimiento a priori puede ser analítico si es que el predicado de su enunciado está contenido -oculto- en el sujeto, o sintético si es que no lo está. El enunciado de este último conocimiento es lo que Kant denomina "juicio sintético a priori". Los juicios a priori, en especial los sintéticos, constituyen la explicación de mis déjà vu. De repente me encontraba leyendo juicios -enunciados- a los cuales mi mente había accedido de algún modo.

Por supuesto, lo que he comentado sobre mis déjà vu debe pasarle a millones de jóvenes todo el tiempo, quienes se ven obligados a no avanzar. Ocurre que el sistema educativo doctrinario compulsivo nos tiene entrampados. Vivimos en un callejón sin salida. Las criaturas educando son inocentes e indefensas. No tienen la fuerza ni los recursos para decidir sobre su educación. Y para peor de los males, sus padres son todos conformistas ignorantes, quienes no entienden, ni entenderán, el daño que le ocasionan a sus propios hijos y a su propia descendencia.

La única posibilidad de cambio es que el dogma y la doctrina empirista desaparezca como estándar compulsivo de educación. Pero esta es una decisión que no pueden tomar las víctimas, sino sus victimarios: adultos conformistas ignorantes que usan incluso el adoctrinamiento para lucrar. Cuando pienso sobre esta situación entiendo la ocurrencia de muchas miserias humanas, como: las guerras, la indignidad de la esclavitud, el terrorismo, la explotación, el hambre, y la pobreza. La educación dogmática y doctrinaria impide que la gente se de cuenta que tarde o temprano caerá en esa situación de miseria. Con lo cual, la miseria ocurre.

El ser humano compulsivamente adoctrinado no puede ser libre. Un humano no libre es un humano no viviente, es una momia que se reproduce. Este resultado es muy triste. Pero tengo la esperanza que llegará el día en el que nuestra única salida para continuar como especie sea el completo reconocimiento de que necesitamos ser y vivir en condiciones de absoluta libertad que nos permita elegir, entre otras cosas, cómo educarnos. Tengo la esperanza de que ese momento llegará. Eso será cuando nuestra mente y nuestro espíritu, como miembros de la raza humana, se encuentren liberados y mucho más allá del empirismo.
Read All... Leer Todo...

sábado, diciembre 22, 2012

Las Bondades de la Paz

La vida pacífica dignifica al ser humano. Vivir en paz eleva su estatus moral, espiritual, y material. El cultivo de las mejores cualidades de la vida sólo se vuelve posible bajo las condiciones reinantes en la paz. Pero, ¿qué es vivir en paz?; y ¿cuáles son sus implicancias?. Lo que recurrentemente retorna a mi mente cada vez que planteo estas interrogantes es si los dos millones de años -más de 100 mil generaciones de humanos; algo así como 100 mil tiradas de dados de un supuesto apostador biológico- de historia sirvió para que los hombre entendieran algo sobre la verdadera trascendencia de la vida, o si es que esa disminuida bestia primitiva -asesina, violadora, y caníbal- ejerce aun un control predominante sobre la conducta de los individuos.

Vivir en paz significa vivir en sociedad respetando la existencia, la libertad, y la propiedad de los demás; es decir, respetando sus plenos derechos. Cualquier violación a estos derechos, altera las condiciones de vida social y tensa las relaciones humanas en el sentido de la agresión que es lo opuesto a la paz. La violencia agresiva es inconsistente con la vida social pacífica. Cuando alguien va por el mundo agrediendo a los demás, no puede esperar menos que recibir agresiones; esta es una ley cuasi-biológica. Es la ley de la selva. ¿Hasta donde se extienden los alcances de esta primitiva ley sobre la conducta humana?. Se extiende hasta donde el orden social humano establece sus límites.

A priori, se sabe que un hombre está predispuesto a agredir siempre que los beneficios obtenidos por hacerlo superen los costos o pérdida que ello le genere. Esto es una consecuencia lógica del axioma de acción de Mises. Si cualquier agresión humana fuera perfectamente identificable con el agresor y tal agresor fuera efectivamente punible, el orden social del hombre sería completamente pacífico, al no quedar espacios para agredir. En tal caso la agresión quedaría totalmente limitada e imposibilitada. Los costos del agresor serían siempre onerosos. Esto es lo que yo llamaría “el” ideal de la paz. Pero el ideal, sin ser una fantasía, resulta poco probable en la práctica social. Lo habitual es que muchos hombres no detecten sus actos agresivos y actúen generando daño involuntario; y también ocurre que individuos intencionalmente dañinos y agresivos actúan agrediendo sin ser detectados o castigados. En una sociedad real hay daño esperable.

Pero sin una cota mínima de paz o una cota máxima de agresión, la sociedad humana se vuelve impracticable. Superada esta cota máxima toda sociedad se disuelve o no se constituye. Una sociedad sólo es constituible sobre el estándar de la paz y no sobre el predominio de la violencia agresiva. En algún momento la paz debe predominar. Dos personas, o grupos, o pueblos, o naciones que se agreden permanentemente, se terminan aniquilando. La aniquilación social es el resultado trivial de la agresión permanente. ¿Por qué ocurre esto?

Aquí entran en juego las implicancias de la paz. Estas implicaciones son económicas. La paz es una condición necesaria para la prosperidad de los hombres y sus sociedades. Los valiosos recursos que requiere la agresión se sustraen del progreso potencial. Las guerras, por ejemplo, no solamente destruyen progreso ya obtenido por aplicar recursos en el pasado sino también impiden que los recursos usados para el accionar bélico se apliquen a generar nueva prosperidad en la sociedad. Es a lo que yo me refiero como “pérdida de doble vía”: se destruye el progreso creado y se impide crear progreso. La suma de esas pérdidas suele ser tan significativa que a la larga vuelven inviables a los pueblos guerreros. Ellos mismos se auto-aniquilan. De este modo, la agresión conduce a la auto-aniquilación.

El ser humano, dispone del motivo, de la intención; rasgo que lo distingue de otras bestias y lo vuelve consciente de casi toda su conducta, de todos sus actos. Conducta y acción se explican por el motivo y la intención. Así lo expresa el gran axioma de la praxeología propuesto por Ludwig von Mises: “el hombre actúa”. Actuar, aquí, significa comportarse motivada e intencionalmente.

El hombre identifica determinadas metas, se focaliza sobre ellas y elige las que desea para luego arbitrar los medios en su intento por alcanzarlas. Así actúa el ser humano. Esta es una verdad innegable y en buena hora que así sea. El problema surge cuando el hombre, viviendo en sociedad, elige metas y arbitra medios que dañan derechos de otras personas. En una sociedad pacífica esos daños se evitan o minimizan habilitando de ese modo la mejor perspectiva para la prosperidad que surge como una de las Bondades de la Paz.
Read All... Leer Todo...

domingo, diciembre 16, 2012

Infinita et Infinitesimal -Part II-

Aunque hace rato debí publicar esta nota, me tomó casi un año de tiempo retomar el apasionante problema de la extensión del Universo. No soy físico de profesión, aclaro, -aunque he estudiado matemáticas, pero este aspecto de la dimensión del mundo físico es uno sobre los que pienso cada día de mi vida. Esta nota debí escribirla en Ingles, pues en tal lenguaje fue publicada su antecesora Infinita et Infinitesimal -Part I-. Decidí escribirla en español con el único propósito de que quién la inspiró, la mente brillante de una hermosa y joven mujer que vive 15.000 Km de distancia de Argentina, haga el esfuerzo de leerla en mi lenguaje materno. Tal como lo sabe, de ser verdadero, lo que aquí digo lo dedico para ella.

Muchas personas con las que he hablado sobre la extensión del universo me han dicho que éste no puede extenderse infinitamente porque en tal caso no habría un comienzo a partir de una singularidad como la propuesta en la teoría de los agujeros negros de Stephen Hawking. Si se originó a partir de un punto arbitraria e infinitamente pequeño -de la nada- luego, dicen los críticos de la infinitud, el universo debería ser eterno para ser infinito. Pero un universo inicial eterno, argumentan, carece de significado epistemológico pues el observador -el hombre creador o portador de toda lógica- no lo es al estar viviendo en un periodo limitado de la historia que no es ni el inicio ni el fin. La eternidad no tiene inicio ni fin. Un universo, a priori, no tendría ni inicio ni fin si uno pretendiera otorgar significado epistemológico a la noción de "universo eterno".

El atajo que yo utilizo para salvar esta discusión es la teoría de la relatividad "general" de Albert Einstein. Esta teoría no impone restricciones sobre la expansión del espacio. El espacio es quien contiene y aparece junto con la masa -materia y la energía-. La masa, cuando irrumpe en la existencia, crea simultáneamente espacio; o sea, lo genera para existir. La teoría "especial" de la relatividad de Einstein sólo impone restricciones para el desplazamiento de la materia y la energía sosteniendo que nada que tenga masa puede moverse en el espacio más rápido que la luz. De este modo, dado que el universo es masivo, si tuviera un inicio no podría extenderse infinitamente ni por toda la eternidad.

Pero la teoría "general" de la relatividad de Einstein acepta la posibilidad de que el espacio -es decir, el continente de la materia y la energía- se desplace a cualquier velocidad arbitraria, incluida una velocidad infinita, por el sólo hecho de que nada lo contiene. Si dos objetos espaciales que contienen materia y energía se alejaran el uno del otro a velocidad infinita entonces en "cualquier" instante infinitesimal, contado desde algún inicio de tales objetos, ellos se encontrarían a distancia infinita el uno del otro. O sea, en una fracción de tiempo arbitrariamente pequeño el universo podría alcanzar una extensión infinita. Brillante!!!; no?.

En este contexto, el inicio en Big Bang propuesto por Stephen Hawking -esa noción de explosión colosal que dio origen a un universo infinito- adquiere estatus epistemológico. Esta noción se vuelve una verdad irrefutable; absoluta y necesariamente independiente de toda verificación empírica. O sea, la teoría de Stephen aplicada a un cosmos ilimitado es una noción a priori. Esto también es Brillante, pero además Exultante!!!; no?.

Para los fundamentalistas del empirismo, cosa con la que yo no coincido ya que el empirismo es en sí mismo contradictorio, tengo un ejemplo sumamente simple y contundente de que algo arbitrariamente pequeño que lo contiene todo puede extenderse infinitamente en una fracción arbitraria de tiempo. Considere un círculo. Hágalo tan pequeño como su mente lo pueda; o sea, haga su diámetro tan pequeño como lo quiera. Pues eso es un objeto infinitamente pequeño. Además ese círculo contiene infinitos puntos, que es todo lo que contiene; está infinitamente constituido por los mismo puntos que emergerían al incrementar su diámetro. Ahora haga el esfuerzo mental de aumentar el diámetro de ese círculo originalmente cuasi-inexistente. Por último, intente incrementar el diámetro del círculo a un tamaño tan grande como lo desee casi instantáneamente; imagine que ese diámetro es infinito.

Listo. Con este ejercicio Usted ha logrado replicar el Big Bang de Stephen que vuelve consistente la finitud y la infinitud. Usted imaginó simultáneamente un círculo infinitamente pequeño y ese mismo círculo infinitamente grande, por decirlo de alguna manera entendible. Por supuesto, no se asuste!!!, su réplica del Big Bang no es una explosión creativa colosal. Usted no ha creado nada, sólo lo ha imaginado. O sea lo hizo a apriori, despojado de toda experiencia.

Darle la vuelta a este ejercicio mental es algo aburrido y trivial. Es un ejercicio que cualquiera puede hacer una vez que captura la noción del Big Bang. Algo que se puede inflar infinitamente en un instante, desde luego que también se podrá desinflar en un instante. Piense en un globo que se infla y explota. Ambos eventos, inflar y desinflar el globo, pueden ocurrir casi simultáneamente de manera violenta. Algo así como una creación y destrucción violenta. O sea, el espacio puede aparecer violentamente a partir de la singularidad de Stephen para desvanecerse violentamente a partir de una tensión espacial admitida por la relatividad general de Einstein. Así es como toma consistencia epistemológica esta noción a priori del universo. Esta nota, no termina aquí. Seguiré escribiendo sobre esto que he llamado Infinita et Infinitesimal.
---------------------------------------------------------------ad Egle
Read All... Leer Todo...

miércoles, octubre 17, 2012

Ser Libertario

Un Ser Libertario es política y metodológicamente individualista, en el sentido de que es sólo y exclusivamente el individuo quien piensa, valora, elige, y actúa. Sólo un individuo posee estos dones naturales. Un Ser Libertario tiene plenos derechos sobre si mismo y sobre todo aquello que le pertenece -aquellas apropiaciones que se derivan de aplicar sus plenas aptitudes naturales o aquellas apropiaciones que le son voluntaria o naturalmente obsequiadas-.

Un Ser Libertario rechaza toda clase de violencia salvo aquella violencia que lo protege de la violencia. Este principio libertario constituye “el imperativo de la no violación de derechos”. Solo la violencia puede proteger de la violencia debido a que los eventos violentos son ejecutados por personas, y es necesario violentar esa voluntad para que tales eventos no ocurran o sean reparados adecuadamente. Para un Ser Libertario la única función de la violencia es defender a los individuos de la violencia que los demás pueden ejercer sobre sus derechos -él y sus bienes-. Murray N. Rothbard sostiene que: toda violencia que va más allá de esta función protectora es agresiva, injusta, y criminal.

Todo -ad infinitum- le es permitido a un Ser Libertario salvo violentar a los demás individuos y sus propiedades. La libertad, y los derechos naturales derivados de ella, forma un infinito en sí; constituye una totalidad no enumerable. Los derechos implicados por la libertad no se pueden escribir en detalle, ningún ser terrestre puede detallar una infinitud, por lo tanto ningún hombre los puede crear. Ninguna regla, ninguna norma escrita, puede crear derechos. La regla o la norma sólo podrá servir para protegerlos y garantizarlos pero nunca para crearlos. Por ello, un Libertario sabe que ningún ser humano, ningún gobernante o legislador, está habilitado para crear y asignar los derechos mediante una norma o una ley.

El Libertarianismo es sólo una teoría política, o sea una parte de la teoría moral que trata sobre la función propia de la violencia en la vida social del hombre. Dado que la teoría política trata con lo que le es propio e impropio a un gobierno, y dado que un gobierno es la única institución de violencia organizada a tal fin, luego el Libertarianismo es una teoría que aborda el papel propio de un gobierno. Para un Ser Libertario, la violencia que aplica un gobierno no puede violentar a los individuos o sus propiedades. Cada vez que un gobierno impone algo coercitivamente que transgrede la función propia de la violencia no hace otra cosa que violar el principio libertario.

El Libertarianismo no tiene una teoría moral general o personal. Para el Libertarianismo cada persona es completamente libre de elegir su moral y se es Libertario siempre que se respete el imperativo de la no violación de derechos de los demás, siempre que se respete la absoluta inmoralidad de la violencia agresiva. Pero un Ser Libertario no puede imponer la creencia de este principio a los demás pues en tal caso se contradiría en sí mismo; cada individuo es plenamente libre de aceptarlo o no y así es o no un Ser Libertario. Un Ser Libertario jamas pretende anular o aniquilar a los No Libertarios porque elige voluntariamente convivir pacíficamente con ellos; si así no lo fuere, no sería un Libertario.

Para el Libertarianismo la libertad se encuentra en la cima de los fines políticos -fines del hombre viviendo en sociedad- aunque cada individuo la ubique en jerarquías distintas. Para un Ser Libertario los individuos son absolutamente libres para pensar, valorar, elegir, y actuar; nada, ni la misma moralidad, debe imponerse salvo la moral de la no agresión. Dado que la moralidad no se impone, entonces los hombres libres viviendo en sociedad no requieren de un guardián de la moralidad. Cada individuo es su propio guardián de su propia moralidad. Las personas que integran un gobierno no son guardianes morales, sino custodios de la libertad y la seguridad de las personas.

Esta noción Rothbardiana del Libertarianismo es completamente consistente con las características de la vida enunciadas por Bastiat. Bastiat fue un ferviente protolibertario. Según Bastiat, y así lo interpreto en una nota anterior, la vida del individuo queda determinada por su existencia, su libertad y su propiedad; anular o interferir alguna de estas componentes significa anular o interferir la vida misma del individuo. Por esto, garantizar la plenitud de una de ellas significa garantizar la plenitud de la vida. Para Bastiat al garantizar la plenitud de la vida de los hombres en sociedad se fomenta el orden necesario para crear riqueza y prosperidad indefinidamente, el orden necesario para cultivar la vida misma. Ese complejo, continuo, y fructífero orden emerge sólo al darse esta garantía.

En su versión Protolibertaria de Bastiat, los Libertarios enfatizan la libertad como el principio fundamental que garantiza la vida: el pleno ejercicio de las aptitudes de la personalidad del individuo constituye el garante de su personalidad y sus apropiaciones; Bastiat demuestra, a lo largo de toda su obra, que la vida del hombre se ve disminuida si se anula o interfiere su libertad. Los Libertarios eligen el imperativo de la libertad para caracterizar la vida porque es precisamente el deterioro de la libertad el objetivo elegido por los administradores de violencia agresiva y criminal (como los gobernantes de estado) para acomodar la vida social de los hombres a sus propios beneficios -beneficios que jamás obtienen de otro modo-.

Los violadores organizados disimulan su violencia agresiva atacando la libertad; los ataques directos a la existencia y a la propiedad son mucho más evidentes que las agresiones a la libertad; con los agravios a la libertad los violadores organizados anulan la vida de las personas, manipulan y redirigen las personalidades y las propiedades con el fin de apropiarse agresivamente de los frutos de la vida que sustraen de los demás. De ese modo se establece un pseudo orden que facilita y fomenta el robo, la agresión, la injusticia, y la criminalidad; y, lamentablemente, ese pseudo orden hoy está siendo, perversamente, fomentado y cultivado por gobiernos democráticos.

Los Libertarios saben que hay hombres buenos y malos; hombres que desean y practican el bien y otros que eligen la maldad; hombres de buenas y de malas intenciones para con sus pares en la sociedad; hombres pacíficos y hombres criminales; hombres sabios y otros no tanto. Esa variedad y diversidad forma parte de la naturaleza humana. Pero todo eso que es la naturaleza humana resulta completamente irrelevante para un Ser Libertario. Si hay algo que los Libertarios entienden es ese reinado de la diversidad que hace imposible la existencia de una sociedad pura y perfecta. En una sociedad convive toda esa diversidad de seres humanos.

Si los hombres agresivos toman el control de una sociedad, ellos aplican su agresión. Los Libertarios entienden que, para prevenir o reducir la agresión, una sociedad requiere instituir un orden social violento con la violencia agresiva. Los Libertarios entienden que el derecho natural a la vida sólo adquiere verdadero significado si está acompañado con el derecho a defenderla, preservarla, y cultivarla. De esto se deriva la función Libertaria del gobierno: el uso de la coerción o la represión para proteger a los hombres y sus propiedad de la violencia agresiva de los demás hombres. Un Libertario concuerda en principio con aquello enunciado por Albert Jay Nock "...el gobierno es un entendimiento y un acuerdo común en una sociedad con el único deseo de libertad y seguridad..."

Si un gobierno Libertario ha de existir éste debe concebirse como la institución de la violencia para protegerse de la violencia, y jamas suponer que sus hombres son probos. Suponerlos probos implicaría ceder el control para el reinado del mal. La diversidad del bien y del mal forma parte de la herencia social que recibe un gobierno: un gobierno está naturalmente integrado por hombres buenos y malos, tal como lo está cualquier organización humana, dado que la bondad y la maldad pueden coexistir en cada ser humano.

Para evitar que la maldad se apodere del gobierno, y ejerza así su agresión, es necesario enumerar lo muy poco que a los gobernantes les está permitido hacer como tal. Esa enumeración es lo que Bastiat denomina “Constitución”. Según la Constitución Libertaria del gobierno lo único que le está permitido hacer a los hombres que lo integran es usar la violencia para proteger a los hombres de la violencia agresiva, incluidos ellos mismos. A los hombres de gobierno se les retribuye por ejecutar, ni más ni menos, esta trascendental tarea social. Ningún otro poder le es propio ni delegado a un gobierno Libertario, siendo esta limitación funcional la única amenaza efectiva contra el reinado de la agresión.

Obviamente, para un Ser Libertario, la única forma exitosa de vida social de las personas es la plena libertad. Especialmente este imperativo Libertario significa que las personas deben quedar aisladas del control político -del control del resto de las personas-. Un Ser Libertario es dueño de sí mismo -no debe rendir cuentas a ninguna otra persona, incluida el gobierno, de sus asuntos personales-; toda invasión que un tercero hiciere a esa privacidad constituye una violación agresiva por lo que queda sujeto al acuerdo de represión. Por esto, la democracia se aparta del estándar Libertario ya que ella conduce a la deliberación y control de los asuntos privados de las personas. Se obtiene apriori que, si el sentimiento Libertario resultare predominante entre los miembros de una sociedad, cualquier democracia está destinada a fracasar porque es inconsistente con la supremacía Libertaria y la supremacía Libertaria implica el derecho a la autodeterminación de los miembros de una sociedad.

La supremacía Libertaria es, como lo estableció Bastiat, un principio absoluto. Para Bastiat, el hombre deposita su fe sobre el interés personal que es la "única" impronta natural para preservar y cultivar su vida; siendo este principio el que determina la libre acción del ser humano. La absoluta libertad es él ejercicio equivalente a la vida. Esa compleja regularidad que sostiene y promueve la vida del hombre sólo puede lograrse por el pleno ejercicio de las aptitudes obsequiadas por la naturaleza. La vida social de los hombres es abrumadoramente compleja como para que un hombre, o un grupo de ellos, pueda entenderla, manipularla, y controlarla exitosamente. Esa intervención no puede implicar otra cosa que pobreza, desesperación, agresión, criminalidad, y destrucción, dice Bastiat como si estuviera caracterizando a un Ser Libertario.
Read All... Leer Todo...

jueves, octubre 11, 2012

La Desintegración de Venezuela

El triunfo electoral del chavismo, consumado el pasado 7 de Octubre -2012, fue un resultado apriori previsible para una mente Libertaria. Un Libertario, tal como creo serlo, sabe y entiende que la democracia contemporánea es un instrumento para legitimar la incompetencia, la agresión, y el crimen. Un Libertario sabe apriori que la democracia se ha vuelto un estándar de la vida social para consagrar y consolidar la maldad. Es el estado apriorístico que predomina en mi mente Libertaria la fuente de conclusiones sobre los destinos de una sociedad ya casi irreversiblemente disminuida y consumida por la decadencia. Con escasa edición, así lo escribí en las redes sociales:

"...La democracia vigente en la sociedad venezolana ha elegido la esclavitud como su estándar para la vida social de sus habitantes. Lo que los venezolanos no entienden ahora es que dentro de algunos años el resto del mundo estará enterrando los despojos cadavéricos de esa sociedad luego que sus habitantes sean consumidos por una guerra civil. Apriori se sabe que tarde o temprano esa clase de sociedades sucumbe abrupta y agresivamente. Que pena amigos Venezolanos; vuestro camino es sólo de ida..."

"...En rigor la guerra civil es un final extremo (aunque probable) para Venezuela si es que ambos grupos -chavistas y antichavistas- amplifican sus diferencias y no acuerdan un arreglo social consistente de sus derechos. Pero una resolución pacífica posible, sin pasar por una guerra, para esta clase de divergencias sociales es la desintegración del país tal como ocurrió con la ex- Unión Soviética. En tal caso la ya ex-Venezuela quedaría dividida en dos países distintos dentro de los cuales se alcanzarían acuerdos de derechos consistentes con la vida social pacífica. De ocurrir una guerra civil Venezuela espera dos finales posibles: se reintegra bajo un estándar político no totalitario, o se desintegra en países distintos. Luego, si el chavismo no abandona su régimen político totalitario, hay dos destinos posibles para Venezuela: ser devastada por una guerra civil, o se desintegra pacíficamente en dos países distintos. Por el momento se sabe que el chavismo -su método político- no podrá predominar por mucho tiempo más..."

Mucho se dice, hoy en día, sobre semejanzas y riesgos que Argentina siga el mismo rumbo de Venezuela. De serlo, su destino trágico de guerra y destrucción quedaría automáticamente determinado. Pero me permito ser no tan pesimista sobre los destinos de la sociedad Argentina. Argentina “no es” Venezuela. Nuestra sangre y nuestra genética mental es distinta. Hay una diferencia sustancial entre estos dos países: en Venezuela no hay Libertarios; en Argentina abundan. Punto. Este es el fin de la discusión; el totalitarismo chavista es inviable en Argentina. Los Libertarios son la única garantía para la libertad en una sociedad. Si eventualmente la política Argentina -su complejo de acciones y relaciones sociales- se encaminara hacia el totalitarismo entonces es cuando los Libertarios, siempre advertidos apriori, balizarían el sendero de la Libertad. Los Libertarios sabemos que el hombre vive siendo libre. La libertad es sinónimo de vida. Son la misma cosa; son indistinguibles. Una sociedad será libre siempre que albergue Libertarios.
Read All... Leer Todo...

lunes, agosto 20, 2012

Inflación, Hiperinflación, Ley de Gresham, y Teoría Cuantitativa

El conocido genio Prusiano Nicolaus Copernicus -Mikolaj Kopernik, en Polaco- en el año 1517, por encargo del Rey Sigismund I de Polonia, finalizo un trabajo titulado “Monetae Cuadendae Ratio” que él escribió como una propuesta para reformar el enredado esquema monetaria que prevalecía en la región bajo dominios del Reino Prusiano. Si bien el Rey no adoptó la propuesta de Copernicus, su trabajo fue considerado por la Asamblea Real Prusiana en el año 1522, y luego publicado en el año 1526. Copernicus, con este trabajo, hizo importantes contribuciones al pensamiento monetario, pero dos de ellas sobresalen: 1-fortaleció la exposición de la Ley de Gresham, y 2- expuso por primera vez la Teoría Cuantitativa del Dinero. -Mire todo el documento pdf-.
Read All... Leer Todo...